Envoltorios de emergencia si no tienes papel de regalo

Hacer un regalo es algo muy especial y no hay nada que quede peor que un regalo sin envolver. A todos nos ha pillado el toro alguna vez (o más de una), por lo que hemos creado este post para aquellos que habitualmente no tienen papel de regalo a mano. A continuación encontrarás algunas ideas espectaculares para envolver regalos rápidamente con cosas que todos tenemos siempre en casa.

Papel de periódico: un clásico que nunca pasa de moda

Viene en pliegos grandes, es resistente, se trabaja igual que el papel de regalo y queda siempre precioso. Al terminar de envolver, dale un poco de gracia al regalo con un lazo gigante de algún color llamativo. Si en vez de envoltorios prefieres currarte unas bolsas para regalos con papel de periódico echa un vistazo a un tutorial genial pinchando aquí. Si tienes tiempo, dale un toque original a tu envoltorio o bolsa con pegatinas, pintura o purpurina. ¡Cualquier cosa que añadas le sentará genial!

Rollos de papel higiénico o de cocina

Para regalos pequeños o alargados, estos rollos de cartón serán más que perfectos y es fácil tener alguno por casa. Para aprender a cerrar los tubos sigue los pasos de la fotografía que está un poquito más abajo, ¡y no seas soso! Cuando termines de cerrarlo decora tu regalo con unas pegatinas, un lazo de tela o unas vueltas de lana de colores. Es muy original y queda precioso, ¿verdad?

Telas de colores

¿Te suena el método Furoshiki? Es una técnica japonesa que consiste en envolver de forma fácil y bonita cualquier tipo de objeto con un cuadrado de tela, te dejamos un poco más de información sobre la historia del Furoshiki en este enlace de la página de Cool Japan. Resulta muy interesante para envolver regalos con formas diversas sin necesidad de papel. A continuación encontrarás una pequeña guía de cómo doblar la tela según este método:

Botes de cristal con tapa

Los botes de conservas también son opciones geniales para envolver los regalos más pequeños. Puedes recortar un rectángulo de tela o papel e introducirlo en el bote pegado a las paredes para que el secreto no se descubra hasta que la tapa esté abierta. Introduce junto al regalo unos caramelos o algo de confeti y completa tu diseño con un lazo o pegatinas para un resultado genial. ¡Queda realmente precioso!

Reutiliza tus cartones de leche o zumo para hacer bolsas de regalo

Será tan sencillo como recortar toda la parte de arriba del brick, limpiar bien el interior y hacer dos agujeros a cinco centímetros del borde en cada una de las partes anchas del cartón para introducir una tela o lana gruesa que haga de asa. Te recomendamos, si tienes un poquito de tiempo, que pintes o forres la bolsa con tela o papel antes de introducir las asas. Si tu regalo es pequeño, puede quedar mejor dentro de una cajita, encontrarás el tutorial para hacer una con un tetrabrick pinchando aquí. No importa cual de estas dos técnicas utilices, cuando se enteren de cómo has hecho tu envoltorio… ¡Todo el mundo pensará que eres la leche!

Los envoltorios plásticos de patatas fritas o chocolates son perfectos

Esto sí que suele estar en todas las casas del mundo y, ¿sabías que una bolsa de este tipo tarda unos 150 años en biodegradarse? Guarda tu próximo par de bolsas de patatas fritas porque, ¡nunca sabes cuándo las vas a necesitar! Cuando se termine, haz un corte para convertir la bolsa en un rectángulo y límpiala bien. Te servirá para envolver cosas de pequeño tamaño y su acabado plateado es genial, además podrás darle un segundo uso genial antes de reciclarla. ¡Este consejo vale oro! Bueno… más bien plata.

Reutiliza las cajas que tienes por casa

Estamos seguros de que varias veces al año recibes alguna compra por Internet en una estupenda caja de una web de regalos chulísimos (guiño, guiño). ¡No te deshagas de ella! La caja cerrada y un lazo ya sería genial, pero sus posibilidades son infinitas: pintura y unos sellos para realizar un patrón, un pincel con diferentes pinturas para hacer manchas a todo color, figuras de vinilo, cartulina o fieltro… El único límite es tu imaginación, pero por si está en horas bajas te dejamos un enlace al mejor tablón de cajas de regalo decoradas de Pinterest, ¡a crear!

Reutiliza cualquier aburrido documento antiguo

Tiene un punto muy loco envolver un regalo con cosas tan poco divertidas como una factura, un informe antiguo del trabajo o las instrucciones de un aparato electrónico. El resultado será genial, sobre todo si añades una nota de color con unas lanas, algo de pintura o un lazo. Otra opción es echar mano de los dibujos de los niños de la familia para envolver regalos. ¡Les encantará ver sus creaciones en vuestras manos!

La vida secreta de las cajas de cereales

Esta idea te va a dejar impresionado: con unas tijeras, un poco de cuerda o lazo y celo conseguirás convertir una caja de cereales en una bolsa de regalo genial. Para ello, tendrás que recortar toda la parte de arriba de la caja, realizar dos agujeros en cada lado largo a unos 3 cm del borde e introducir las asas de tu nueva bolsa haciendo un nudo en los extremos. ¡Mira lo bien que queda! Si su acabado no te convence utiliza tela, papel, pintura o pegatinas para darle la pinta que tu quieras, ¡jamás imaginará que era una caja de cereales!

Ya tienes papel de envolver en casa, pero no te acordabas

¿Has pensado que con cualquier papel en rollo de los que normalmente tenemos en casa y un poco de celo puedes envolver tus regalos? Papel higiénico, de cocina, papel de plata, vegetal para horno, papel continuo de los dibujos de los niños, el mantel de papel de colores de las celebraciones…Con un lazo, unas vueltas de lana de colores, unas hojas bonitas o flores para decorarlo se puede dar el toque original a ese envoltorio improvisado que será la envidia de todos.

Si quieres darles un toque aún más creativo, profesional y personal a cualquiera de tus envoltorios puedes hacer tus propios sellos y estampar los mismos diseños con pintura o tinta en todos ellos. Por si te interesa te dejamos link a nuestro Kit de carvado de sellos.

Aquí terminan nada más y nada menos que diez ideazas para envolver tu regalo con cosas de casa y en el último minuto. ¡Que no nos enteremos de que vuelves a entregar un regalo sin envolver!